Soy Irene Alonso Vaquerizo, psicóloga general sanitaria y empecé a especializarme en Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) cuando terminé mis estudios de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en el año 1994. Dentro de esta especialización, he colaborado con el Hospital Niño Jesús, en concreto, con el doctor Gonzalo Morandé Lavín y su equipo, actualmente dirigido por la doctora Montserrat Graell Berna; a quienes siempre estaré muy agradecida.

También he colaborado con ADANER (Asociación en Defensa de la Atención de la Anorexia Nerviosa y Bulimia), una organización sin ánimo de lucro formada en 1991 por familiares de personas con TCA. Con ADANER he aprendido mucho, no sólo a nivel clínico, sino también y, sobre todo, a nivel personal. Colaborando dentro de esta asociación he dirigido y coordinado durante 18 años los grupos semanales de ayuda mutua de familiares y afectados por los TCA, como son anorexia, bulimia, trastorno por atracón y trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos no especificado.

En el año 2016 publiqué el libro Ana y Mía no quieren ser princesas. La cara oculta de los trastornos alimentarios (Ed. Meridiano), dirigido a personas que están sufriendo TCA y a sus familias.

Por otro lado, tengo una larga experiencia tratando otro tipo de dificultades psicológicas muy habituales en la actualidad, como alteraciones de ansiedad y depresión.

Mi enfoque psicológico base es el cognitivo conductual ya que, tanto la universidad en la que estudié, como el máster que he realizado y los cursos de doctorado que he llevado a cabo, siguen esa línea terapéutica. No obstante, también he explorado otros tipos de terapias, como talleres vivenciales de Gestalt, entre los que destaco la formación SAT, de la Fundación Claudio Naranjo o la técnica EMDR (Eye Movement Desensibilization and Reprocessing- Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares), en la que me especializo en la actualidad. Considero que toda esta formación adicional ha enriquecido mi abordaje terapéutico.

Desde que empezó la pandemia estoy realizando las consultas online. Pese a que en un principio era reacia a ello, he de reconocer que este sistema funciona muy bien y es un medio que ofrece soluciones eficaces en una situación difícil, como la que nos encontramos. Estas circunstancias han sido las que me han animado a abrir mi página web, con la que pretendo explicar mejor mi visión de la psicología y, en concreto de los TCA. He elegido el bambú como logo, porque es una planta que tarda mucho en crecer en superficie (primero, se expanden sus raíces, se afianza en la tierra para, posteriormente, crecer rápido y fuerte) y considero que, en muchas ocasiones, pasa lo mismo con la terapia psicológica. Es necesario hacer un trabajo profundo, inapreciable en el exterior, pero fundamental para todos los objetivos de la psicoterapia, tales como recuperarse de un trastorno, construir una autoestima fuerte, favorecer un pensamiento sano, tener herramientas conductuales eficaces y manejar las emociones de forma apropiada para poder afrontar los problemas de la vida de la mejor forma posible.

 

Referentes

A lo largo de más de dos décadas de carrera, he tenido el privilegio de trabajar con grandes referentes en el mundo del tratamiento de los TCA, como el doctor Gonzalo Morandé Lavín, tristemente desaparecido en marzo de 2020, que fue uno de los grandes impulsores de las unidades de TCA, como la que tiene ahora el que fue su último centro de trabajo, el Hospital Niño Jesús. Morandé colaboró en la fundación de ADANER, asociación a la que pertenezco y a la que agradezco gran parte de mi aprendizaje, tanto al equipo de psicólogas que lo integran, como a quienes han ocupado la presidencia: doctor Ginés Salido Eisman, Juana Martín Manchado y Pepi Aymat, presidenta de ADANER Madrid en la actualidad.

Quisiera mencionar aquí a mis profesores del Máster en Psicología Cognitiva-Conductual y Social por el Centro Bertrand Russell de Madrid, Paco Bas y Verania Andrés, y a mis profesores de la UAM José Antonio Carrobles y Carmen Almendros, y a mi socia y amiga la psicóloga Lucía Ladero Martín, quienes me ayudaron a conseguir el título de DEA (Diploma de Estudios Avanzados), título comprendido dentro de los estudios de doctorado.

También quiero darle las gracias a mi madre, Isabel Vaquerizo Fernández, psicóloga, que ha sido mi gran apoyo e inspiración en todos estos años de profesión; a mi hermana, Esther Alonso Vaquerizo, periodista, que me ha animado a hacer esta web y es coautora de los textos que en ella aparecen; y a Idoia Campo, diseñadora de la web y Community Manager de mis redes sociales.

Por último, me gustaría decir que soy psicóloga por vocación porque, desde que recuerdo, he tenido la falsa creencia de que podía ayudar a los demás. Después de más de 20 años de profesión, he aprendido que, más que ayudar, lo que se puede hacer es acompañar y guiar a la persona para que saque sus propios recursos y encuentre su camino.

Irene-Alonso-Vaquerizo

Irene en los medios

La psicóloga, Irene Alonso Vaquerizo, ha intervenido en diferentes medios de comunicación en días tan destacados como el Día Internacional de la Lucha Contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), la presentación de su libro, etc.